Carta a los candidatos a la presidencia, desde Muisne

0
170

CARTA PÚBLICA A LOS CANDIDATOS/AS A LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR DESDE LA MESA DE COMUNIDADES, ORGANIZACIONES E INSTITUCIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL DE LA COMUNA ISLA DE MUISNE.

SEÑORES/AS.

DALO BUCARAM PULLY DE FUERZA ECUADOR

IVAN ESPINEL DE FUERZA COMPROMISO SOCIAL

GUILLERMO LASSO DE COMPROMISO ECUADOR

PACO MONCAYO DE IZQUIERDA DEMOCRATICA

LENIN MORENO DE ALIANZA PAIS

WASHINTONG PESANTEZ DE MOVIMENTO UNION ECUATORIANA

CYNTHIA VITERI DE PSC-MADERA DE GURRERO

PATRICIO ZUQUILANDA DEL PARTIDO SOCIEDAD PATRIOTICA

 

CERO CASAS.

El 16 de abril de 2016, a las 18h58 el terremoto de magnitud 7,8 con epicentro en Muisne, provincia de Esmeraldas y Pedernales, provincia de Manabí, produjo graves impactos en la vida de las poblaciones costeras y enormes pérdidas económicas y materiales, a las familias que habitamos la isla de Muisne. Calculamos que el 36% de las casas del centro urbano fueron afectadas sin que –ventajosamente– se hayan producido muertes o desgracias personales que lamentar. Las réplicas y los posteriores sismos de mayo y Julio, acentuaron la crisis de nuestra población y contribuyeron al desplazamiento temporal de más de 13.134 personas, en su mayoría de la cabecera cantonal, la Isla de Muisne, y su parroquia San José de Chamanga.

Diez meses después del terremoto, a febrero del 2017, según reportes del gobierno central (MIES), un mil novecientos noventa personas se mantienen aún en los albergues del estado, construidos para el efecto (dos en la parroquia urbana de Muisne –continente– y uno en la parroquia de San José de Chamanga), mientras el resto de la población, alrededor de 11.144 personas, paulatinamente, anteponiendo la fe como respuesta al miedo, hemos regresado a vivir en nuestra tierra, en nuestro hogar, la isla de Muisne y la Parroquia San José de Chamanga.

Debemos señalar que, para febrero del 2017, a dos meses del primer aniversario del terremoto, el gobierno central y sus organismos, de atención a los damnificados, MIDUVI, Programa Reconstruyo Ecuador, entre otros, no han levantado, ni reconstruido a lo largo de 300 días, 10 meses, una sola vivienda, una sola casa en la Isla de Muisne. Al contrario, aprovechando el estado de shock de la población y la situación de calamidad, el gobierno central, a través de la Secretaría de Gestión de Riesgos, dicta la Resolución No. SGR-073-2016 del 21 de junio del 2016, declarando a toda la isla de Muisne zona de riesgo y prohíbe los asentamientos humanos en toda la isla. Una semana después, el 27 de junio del 2016, el Ministerio del Ambiente, mediante Acuerdo Ministerial No. 071, amplía los límites del Refugio de Vida Silvestre, Sistema Bunche – Cojimíes, limitando así, a sus habitantes, el acceso y uso común de las tradicionales fuentes de alimentación y trabajo que nuestra tierra, los ríos, el manglar y mar ofrecen a sus pobladores. A este marco de normas y decretos se añade el estado de excepción que no solo limita los derechos ciudadanos, sino que atenta contra los derechos humanos, el derecho a la inviolabilidad del domicilio y al libre tránsito de las personas por ejemplo.

EL PLAN DE DESPOJO

Este “marco legal” creado desde el gobierno central, a partir del sismo de abril del 2016, con dedicatoria a la isla de Muisne, creemos es parte de un silencioso y perverso plan de despojo que se busca implementar calladamente en la isla de Muisne, una comunidad que históricamente, a más del abandono tradicional del poder local y central, ausencia de servicios básicos, agua potable, canalización y desechos, ha sufrido un permanente despojo de su territorio. Las bananeras en los años 50, las camaroneras en los años 80, las plantaciones de eucaliptos desde el 2002 y a partir del 2009 la plantación de miles de hectáreas de palma aceitera. Todas estas actividades agroindustriales, han ido cambiando el paisaje, el uso del suelo y han incrementado, con la tala indiscriminada del manglar y los bosques de palmeras naturales, la vulnerabilidad de la isla y su población. La industria del camarón en cautiverio ha sido la principal causa del despojo a los pescadores artesanales y la población recolectora (concheras, cangrejeros entre otros) y la responsable directa del dramático cambio de la morfología costera de la isla y de la costa del continente, por la destrucción del ecosistema manglar. La desproporcionada y masiva construcción de piscinas, y la destrucción de los mangles, constituyen un factor de vulnerabilidad para la defensa de las costas frente a los fenómenos naturales.

El terremoto del 2016 desnudó esta realidad de la isla y sus habitantes. Al histórico escenario de población abandonada se añade el plan de despojo, que se inicia con el marco de decretos ejecutivos y la orden de abandono de la isla de todas las instituciones públicas, los organismos del estado y sus programas, las unidades de educación pública y junto a ello, la prohibición de entregar o permitir el ingreso de cualquier programa o tipo de ayuda material a la población de la isla. La orden de desalojo está dada y el gobierno busca ejecutarla.

DE AQUÍ NO NOS VAMOS

Ante esta situación de total abandono e indefensión, nosotros los habitantes de la isla, creamos un espacio colectivo de resistencia y respuesta que lo llamamos La Mesa   de   Comunidades, Organizaciones   e Instituciones   de   la   Sociedad   Civil   de   “La   Comuna   Isla   de   Muisne”, un espacio de diálogo, consenso y decisión colectivo, amplio, diverso y democrático, de todos los habitantes que decidimos permanecer en nuestra tierra, la isla de Muisne y reconstruir a partir de nuestro esfuerzo la tierra dejada por nuestros mayores, la pertenencia legada por los abuelos, por sus saberes y retos. En esa medida y dado que a la isla han retornado el 95% de su población y han manifestado su decisión de quedarse, nos permitimos solicitar a Ustedes, en caso de ser electos Presidentes del Ecuador su compromiso respecto de los siguientes puntos:

  • Primero: NO SIN NOSOTROS, cualquier proceso de reconstrucción, estudio, reubicación y remodelación de la isla y su centro urbano, tiene que contar con todos y cada uno de los que somos habitantes de la isla. Por lo tanto, para cualquier plan o estudio, para la reconstrucción de Muisne, se debe realizar una consulta, libre, informada sobre lo que significa el plan de reconstrucción, con consentimiento previo y vinculante sobre cualquier plan y la permanencia o no en la isla a nosotros los ISLEÑOS/AS
  • Segundo: DEROGAR LA NORMATIVA INCONSULTA, dictada, a cuenta del riesgo de un eventual tsunami, la Resolución No. SGR-073-2016 del 21 de junio del2016, suscrita por la Ing. Susana María Dueñas de la Torre, Secretaria de Gestión de Riesgos que declara en zona de riesgo a toda la isla de Muisne   y   que   prohíbe   los   asentamientos   humanos ya que carece de estudios técnicos – científicos. El Acuerdo Ministerial No. 071 del 27 de junio del año 2016, suscrito por el señor Walter García Cedeño Ministro de Ambiente, que amplía los límites del Refugio de Vida Silvestre Sistema Bunche – Cojimíes por limitar   las   actividades   y el uso común   del territorio ancestral y, el Decreto Ejecutivo No. 1215 del 14 de octubre del   2016   suscrito   por   el   Econ.   Rafael   Correa   Delgado, Presidente Constitucional de la República,   que declara   estado de   excepción y limita el derecho a la inviolabilidad del domicilio y al libre tránsito. Normativa que NO contó con la consulta y participación comunitaria y afecta   derechos   humanos   fundamentales, en   especial   nuestra permanencia en la isla de Muisne.
  • Tercero: DESARROLLAR ACCIONES inmediatas y efectivas que garanticen la permanencia y vida de hombres y mujeres que decidieron quedarse en la isla de Muisne, en su hogar, su territorio de vida, economía y cultura.
  • Cuarto:  ENTREGAR LOS BENEFICIOS que   el   Estado dispone para   quienes   han   sido   afectados   por   eventos   naturales   y catástrofes. Recursos negados a quienes han decidido permanecer y reconstruir su vida en la isla de Muisne.
  • Quinto:   FACILITAR   LOS RECURSOS económicos   para   dotar   de infraestructura   básica:   agua   potable, alcantarillado y manejo   de desechos sólidos. Junto a ello desarrollar e implementar sistemas de alerta temprana y sistema de evacuación. Construcción de infraestructura sismo resistente y segura en la isla de Muisne necesaria para garantizar la vida y desarrollar con la población, planes e iniciativas que permitan superar la pobreza extrema y la vulnerabilidad de   la comunidad   de   la   isla de   Muisne que   subsiste en abandono desde el 3 de octubre del año 1956, fecha de su cantonización.

Para un conocimiento más profundo del tema, recomendamos a Usted, candidato o candidata a la Presidencia de la República del Ecuador, a su equipo de asesores o futuro gobierno, mirar la película documental “Muisne, aquí nos quedamos biejo lucho” realizado por el cineasta ecuatoriano Pocho Alvarez. Para ello deben entrar a las redes (internet) buscar en VIMEO, y en el buscador tipear el título de la película.

Se les agradece su comentario público. Gracias.

Para constancia de lo expresado, me suscribo

Atentamente

LIDER GÓNGORA FARÍAS

Representante del espacio colectivo

La Mesa de La Comuna de la Isla de Muisne

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*